Tecnologia

La estafa del 11887, y otras malas hierbas denominadas 118AB

agosto 29, 2018
estafa 11887

Hace unos meses me aterrizo un cobro de casi 10€ por 1 minuto 45 segundos de una supuesta llamada a un número de tarificación especial, de sobra conocido por Google, Bing y otros, el número 11887.

La verdad es que tras la búsqueda inicial, me acordé de los principios de los años 2000, cuando un ejército de dialers y la connivencia de la operadora dominante, la falta de legislación por desconocimiento, dieron el verano a más de uno, con el tema de los dialers o programitas que se conectaban a internet a través de unos números de tarificación espacial, para ver pornografía en su mayoría.


Claro que aquí la cosa era más profunda y compleja si cabe, pero lo de ahora ya es una estafa con la connivencia de la Secretaría de Estado para el Avance Digital, es decir, el Gobierno, junto a un mala función legislativa de nuestros políticos, que lejos de vivir en los mundos actuales, están en los mundos de Yupi con sus peleas territoriales y otras vainas.

Mi sorpresa es que existen varios procedimientos, por los cuales las operadoras han tratado de poner cierre a ese teléfono y otros, que existen por que la legislación lo permite, y que se han visto sancionados o ninguneados por la mencionada Secretaría de Estado.

Casos como el Conflicto Esto es Marketing vs Telefonica o la sanción de 500.000€ a Vodafone por bloquear ilícitamente a estos estafadores, en los que se ve la desprotección de la comunidad digital frente a los crápulas que manejan estos números, verdaderas estafas, que lejos del amparo real de la ley a los consumidores, hacen y deshacen.


¿De verdad el consumidor no está amparado frente a estas posiciones de abuso, pese a que el legislador se halla dormido en la regulación de esos teléfonos? ¿Acaso, las leyes de protección de consumo, no protegen de los abusos de precios y malas prácticas?

En fin, uno como usuario, sólo puede tratar de alzar su voz, protestar antes la Comisión, y nada más pues largo y costos sería un proceso jurídico contra estos estafadores de guante blanco.

Mientras, uno sufrirá y sufrirá, para poder presentar las alegaciones al escrito de la Secretaria, con unas páginas del MINETUR, que funcionan cuando les da la gana. Pero eso sería harina de otro costal, el hablar de las caras, inusables y patéticas aplicaciones informáticas que el gobierno de España, pone a disposición de los usuarios.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.