La mentira del trabajo social penitenciario

Una de las cosas que más he llegado a despreciar, es la nula o escasa realización de los objetivos y fundamentos del trabajo social, entendido como aquel que deben desempeñar los trabajadores sociales de Instituciones Penitenciarias.

Hoy, me lo han demostrado una vez más cuando después de quince días, el informe que ha entregado el trabajador social, a mi hermano Rafael, no es, sino un certificado de permanencia en prisión, rubricado con dos garabatos supuestamente pertenecientes al Director y al Subdirector de la prisión Victoria Kent. (no han tenido ni la decencia de estampar un firma legible, sino un simple trazado).

Recordare al trabajador social algunos de los aspectos de su profesión, que tanto obvian de su código deontológico.

“Artículo 3.- Instrumentos específicos de los diplomados en trabajo social/asistentes sociales.

3.3.- Informe social.
El Informe social es el dictamen técnico que sirve de instrumento documental que elabora y firma con carácter exclusivo el diplomado en trabajo social/asistente social. Su contenido se deriva del estudio, a través de la observación y la entrevista, donde queda reflejada en síntesis la situación objeto, valoración, un dictamen técnico y una propuesta de intervención profesional.”

El certificado de permanencia, no corresponde ni tan siquiera a las atribuciones del trabajador social, ya que se trata de un certificado administrativo que corresponde por su naturaleza al Director de la prisión.

El informe social, que una persona que quiere optar a una ayuda social, de esas que tan cacareadas y publicitadas se encuentran por los medios de comunicación, debe contener, cuando menos, un informe de la progresión social del individuo, su participación activa en el trabajo penitenciario, informe laboral de la etapa en prisión así como de la etapa en libertad condicional, informe sobre el estado personal y familiar del individuo, y cuantos datos sean fiel reflejo de la situación del individuo.

No se trata de ayudar al cliente o penado. Simplemente se trata de hacer un trabajo que no se hace.

“Artículo 7.- Los trabajadores sociales tienen un compromiso con los principios de la justicia social.”

Poco compromiso existe, en aquellos, en que por la realidad práctica e sus necesidades laborales, se limitan a ser meros elementos pragmáticos, de un sistema que solo funciona a base de publicidad institucional y con la incorporación de elementos, mal llamados voluntarios sociales.

Muy bonita la política social de la directora general, Mercedes Gallizo, con sus salidas en TV, relativas conciertos de flamenco, salidas en rutas jacobeas, cursos de jardinería (parece que el 80% de los presos que se van a reinsertar, tienen que ser jardineros), y todas esas parafernalias a las que de vez en cuando nos tienen acostumbrados los políticos de turno, que dan la equivocada sensación de que el sistema penitenciado, no es sino, una juerga de músicos, una inscripción al polideportivo del ultima generación, y una escuela de formación.

Una vez más, siento la profunda decepción, sobre un sistema que hace aguas.

9 thoughts on “La mentira del trabajo social penitenciario

  1. lupita

    hola me gustaria saber de donde sacaste esos articulos por que estoy estudiando trabajo social y me gustaria leer ese documento

  2. specka

    De la experiencia personal. De sufrir la angustia de unos trabajadores sociales que no creen en su trabajo, otros que no tienen medios, y en general de las putadas que me hicieron. (no todos son malas personas… claro esta)

  3. ana luisa villa anaya
    ana luisa villa anaya says:

    Desafortunadamente, exixten profesionistas ejerciendo la profesiòn de T.S. sin vocacion ni aptitudes, o siplemmente se vuelven monotonos en su trabajo por la rutina diaria, pero creeme que aun existismos personas con el perfil adecuado y los conocimientos para ejercer nuestra profesión.

  4. specka

    Como todo en esta vida, es un cesto de fruta. Madura y sabrosa, pero alguna podrida y amarga.

    Sin embargo, el poseedor de la cesta, puede hacer que la fruta solo sea fresca, retirando la podrida.

    Como dije, el articulo va referido a un colectivo, del que solo 1 profesional que he conocido a lo largo de dos condenados o ingreso, que cuando menos halla realizado su trabajo.

    El resto, … si alguno le he visto juagr en el patio de «educador» y en los contactos conlas familias, hasta consejero martimonial…..

    En fin, espero que te vaya bien en tu trabajo, y puedas hacerlo bien que esa es otra.

    Un saludo

  5. maryluz

    Hola. Me gustaria que me ayudaran
    tengo que hacer un proyecto como estudiante de trabajo social, y debe ser encaminado a la penitenciaria, que te ma escojo o como lo hago. GRACIAS

  6. irene

    Tengo 17 años y me debato entre las posibles carreras a estudiar, y sinceramente tus palabras me han ayudado mucho.Si, estudiaré trabajo social penitenciario.
    Intentaré no estancarme en el marco que has descrito.
    Gracias.

  7. gabriela

    hola!yo acabo de teminar la carrera de Trabajo Social y entiendo tu postura. Yo he quedado a veces profundamente decepcionada con las actitudes que algunos profesionales toman…a veces se olvidan de que trabajan con personas y llega un punto en el que se hacen simples burocratas y ven a las personas como siemples numeros. Por otro lado sospecho que eso forma parte la automatización, con el paso de los años te conviertes en eso…de todas formas te digo que a parte de conocer a automatas del trabajo social tambien he conocido a profesionales totalmente implicados, son pocos, pero los he conocido…y la verdad es que da verdadero gusto trabajar con ellos. PROMETO NO AUTOMATIZARME!! saludos a todos

  8. Alguien

    Pues francamente, por desgracia eso pasa muchas veces. Muchas veces los propios trabajadores sociales, son quienes menos sensibilidad social tienen. Yo soy titulado en Trabajo Social, aunque jamás he llegado a ejercer: falta de oportunidades profesionales, eso aun siendo premio extraordinario de carrera. La cuestión, me gusta mucho el trabajo social, creo que podría ser un gran profesional, pero a lo que me niego es a que se confunda la palabra de la solidaridad con la gratuidad. Creo que si quieren trabajadores sociales, deben pagar trabajadores sociales. He llegado a la conclusión que para ser trabajador social tengo que tener unas condicones de trabajo precarias (aun trabajando para el Estado). Total, que he optado por prepararme otras oposicones, parecidas en cierto modo, pero con unas condiciones de trabajo adecuadas. Si para trabajar como trabajador social, mi solidaridad tiene que llegar hasta trabajar gratis, hay un problema, mi solidaridad hasta ahí no llega, entre otras cosas, porque el día a día, demuestra que la vida no lo es. No se puede ser solidario en un contexto donde todo tiene precio. saludos.

  9. juanita

    Asi es, lamentablemente se tiene la idea que el T.S debe hacer una labor altruista al no cobrar por sus servicios, eso ya es parte de la historia, tambien nosotros tenemos necesidades y creo que ninguno trabajara por nada, aunque meramente no querramos ganar los millones por que Creo que el T.S no es la carrera mejor pagada, debo reconocer que lamentablemente no hay gente lo suficientemente preparada para ejercer o algunos nisiquiera son TS. sino mas bien psicologos ejerciendo una carrera para la cual no estan preparados es todo gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.