Hipocresia, Política

La izquierda de la mentira

abril 14, 2010
Sin ambajes, sin politiqueo, esto es la carta de un prevaricador estrella(do)

Mi querido amigo...

Una vez mas lo flipo con la desvergüenza de los que se hacen llamar hijos de la libertad, garantes de la democracia, y se convierten en paladines de cuantas causas no son suyas, sin ningún pudor a la hora de hacer lo que mejor se le da a una izquierda, cuyos representantes intelectuales no pasan de ser, una caterva de intelectualoides de ideas trasnochadas, un corazón lleno de rencor, y sobre todo, unos bolsillos repletos de subvenciones.

Alcanza el esperpento del acto de solidaridad con el súper Juez Garzón, el de las cartas al director de su banco, que iba a ser cosa juzgada, al súper juez que le importa poco aplicar los métodos que en este mismo acto se jalean como fascistas, entre otros espiar las comunicaciones de la defensa con sus defendidos, al mas puro estilo de la justicia de los propios Tribunales de Orden Publico a los que mencionan sus acólitos, y que le importan bien poco las leyes cuando no están fabricadas a su medida, ni sirven para su espurios y partidistas intereses.

Hipocresía a raudales cuando un ex fiscal del Estado, que inicio la carrera judicial en los años del tardo franquismo, y que desde ella, no jaleo con la misma intensidad los supuestos delitos o deshonores que el mismo imputa a sus compañeros del Supremo, que para mayor desliz, muchos de ellos no iniciaron la carrera judicial hasta después de finalizado el franquismo, se convierta en estandarte de los insultos contra el órgano que pretende el enjuiciamiento por el momento de una de las varias causas de este súper juez.

Se les olvido como siempre, sentar en la poltrona de los invitados, al único asesino vivo de la guerra civil española, al único beneficiado vivo de esa ley pisoteada por este juez interesado como esta izquierda española, tan empeñada en maquillar la verdad, al Ilustrísimo Catedrático Santiago Carrillo Solares, en cuya juventud armado de sus convicciones democráticas, prefirió formar parte de la esa historia no contada a nuestros hijos, en la que la justicia, la iniquidad, la tortura y el asesinato en masa, TAMBIEN formaba parte de una España invertebrada, que moría desangrada por una izquierda que nunca ha sabido ser democrática, y que ayudo por su inquina, a que una guerra fraticida, fuera el portal de entrada de años de dictadura. Si, hablamos de aquel que vive perdonado por la Ley de Amnistía, y que fue el organizador y responsable, de los viajes (pese a que los filoizquierdistas de la Wikipedia insistan en manipular el contenido de su vida, baste decir que desde su destitución como Consejero de Orden Publico, y el nombramiento del Angel Rojo, la agencia de viajes dejo de operar) organizados sin retorno a Paracuellos del Jarama.

Si hemos de perdonar, que difícil es para todos, la izquierda haría bien en al menos, no insistir en seguir tratando de manipular la historia, para vendernos que ayer y ahora, la derecha es la precursora de cuantos desmanes asolan el solar de la patria, y comiencen por ver en su propio ojo, la inquina de su mentira.

Dejemos que la justicia, sea cual sea, siga con independencia, en la medida de lo posible, su inexorable camino, con aquel, que también ha pedido, es supuesta imparcialidad y universalidad.

El resto, no es sino, el cabaret de los de siempre.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.