Personal

Doce meses, doce objetivos

febrero 19, 2008

No me lo plantee en esos términos cuando en el mes de enero, decidí no volver a beber alcohol y cualquier otra sustancia legal o ilegal de carácter dopante. Pero dio la casualidad, de que en Febrero decidí dejar de fumar.

Dos meses, dos objetivos cumplidos al menos en lo que llevamos de año.

Del primero, esta bien. Incluso me hará ganar una apuesta. Por otro lado, no parecía tan fácil cuando era lo que muchos españoles somos, un alcohólico crónico social. ¿lo cualo?

Sí, eso es, que después de comer te tomas el copazo, algunos se lo toman en el desayuno comenzando de buena mañana, y por la tarde que menos que una copita. Así todos los días, amen de los fines de semana, donde perdemos muchas veces el norte, pues ya casi nadie sabe divertirse sin alcohol ni drogas. Eso es lo que un gran número de españoles hacemos y cada vez desde más jóvenes. (Algunos en sus entorno familiar lo llaman ir contento, yo lo llamo ser un borracho, claro que eso mismos le ponen nombres muy tontos a las cosas que no quieren ver)

De lo de fumar, pues ya era hora porque dos paquetes al día además de darle dinero a ganar al estado (por mucho que se empeñen en tratar de convencerme algunos de que un enfermo de tabaquismo le sale caro al estado, sigo pensando que lo que gana a lo largo de nuestra vida supera con creces el coste médico final), me tenía frito. No me dejaba vivir a gusto.

Este fin de semana, tras unos 10 días sin fumar, mi cuerpo era otro. Mi reacción en el entrenamiento era pletórico, y ya no me parecían tan jóvenes y resistentes mis oponentes. Poco a poco surge de mi interior, el atleta que siempre fui, y que pese a mis años, volveré a ser. Comienzo a olor mejor, a saborear la comida más, (y lo que no es la comida!)

Como algún bobo, de los que regularmente se pasan por el blog, me ha deseado la muerte, le dedico este post, para que se joda un poco.

El mes que viene, veremos que objetivo, aunque creo que la causa estará en «o la justicia solventa el tema de mi hija, o la lío a la puerta de los juzgados.» Creo que ya es hora de poner final a este puto cachondeo que se trae la in-Justicia. En estos días, le daré vueltas a como liarla, pero conociéndome seguro que la lío, y lo más importante, que lo consigo. Por para cabezón, yo.

You Might Also Like

1 Comment

  • Reply Julian febrero 20, 2008 at 2:37 am

    Marco,

    Me alegro que hayas dejado estos malos habitos, por lo menos para mi, que no fumo (además de que no me gusta, por que estoy operado del corazón, ademas de que sea una mala adicción) y del alcohol algun que otro vasito de vodka he tomado, pero cada muerte de obispo jeje.

    Respecto al gilipollas ese que te deseaba la muerte, jaja para ti «tulosabes» jodete cabron!. La muerte no se le desea a nadie…

    Ya nos hablamos, y me alegro que andes bien..sigue asi..un fuerte abrazo!.

  • Leave a Reply

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.