Personal

Batiburrillo personal

mayo 4, 2006

Hasta el título del post, me la liado. Yo que creía que era correcta, y cual es mi sorpresa, que como voz de nuestro diccionario no aparece, sino baturrillo1, que viene a ser lo mismo.

Ya mosqueado, me pase por la wikipedia donde me encontré que al menos era usada por alguno mas que yo, como batiburrillo y a fin de cuentas ambos dos me valen, por que lo que tengo encima es una empanada mental.

Empanada que viene de una situación injusta, pero que además se torna cicatera2, con el tema de mi libertad, que parece ser que no se cae por mi lado, aunque como siempre veo que por otros sitios, de mayor postin3, incluso alarmas social (nótese que lo escribo mal por darle un toque a lo Torrente que viene al caso), ya no le tendrá que cantar, de momento, ninguna saeta4 a la brisa que todavía le llega a la casita de los deseos de Alhaurín de La Torre, mi desconocida Libertad si campa a sus respetos.

Vamos que ni yo soy cantaor, ni di el cante en Marbella, y mucho menos compre acciones de Tabacalera. Así pues, de esta guisa ando aquí, con la hiel en mis dedos, escribiendo estas líneas amargas, que me alivian el alma, tal cual sanguijuelas al uso en otras épocas oscuras y lejanas.

Todo se tambalea a mi alrededor, y siento una angustia que me retuerce el interior, cuando traspaso el umbral de este patético lugar que cercena mi familia, inmiscuyéndose en el porvenir de mi empresa, robándome el tiempo de los míos, sin razón de ser.

Mi hija a unas estaciones de Metro, recién llegada de Alicante, sin poder tener un abrazo un beso. Mi pequeña María, pensando aun que estoy “en el trabajo de noche”. Mi hijo Borja, que al paso que va, tendrá que echar instancia para verme entre lío y lió, movida de empresa, y otras movidas. Mi pareja, que se derramaba cada día más con esta situación.

Así pues, no me habléis de libertad, no me digas lo que es la ley. Estoy harto, verdaderamente harto de ver como publicitan en los telediarios, en los programas rosa (que mal gusto llamarlos así, destruir la candidez de ese pálido y tenue color), lo que es la libertad. La libertad para algunos. La injusticia para otros muchos.

Donde están mis beneficios penitenciarios? Donde esta la aplicación de las redenciones de penas por el trabajo? Estarán en la mesa de negociación? Iluso. Tu no ties de eso, camarón.

Lo tuyo es, ¡joder!, esperar, y dejar que el tiempo pase. Que la herida cicatricé. “Que el tiempo to lo cura mi arma”. Y de eso, tú ya sabes una pecha.

Si esta claro. Es muy sencillo.

Si tú robas, vamos a poner, mil millones de las antiguas rubias, de los fondos reservados. Coño. Si no te indultan, encima se mosquean tus colegas. Bueno. Mientras pasa la tormenta, no pasa nada. Sales de permiso, especial claro, porque el estado de tu mujer es depresivo”.

Si tu te cargas, no se, a 10 0 20 personas, pero el “contexto histórico” es el adecuado, y encima hay algún gil poyas en el gobierno, pues como que también, gozarás de los beneficios penitenciaros del código antiguo, incluida una Licenciatura, y las pelillas para montar una cristalería.

Si vas sin carné de conducir, un poquito “cargadillo”, y matas a un bobo que pasaba sin mirar por el paso de cebra, no pasa na de na. Tus colegas maderos, te “asesoran” y cuando te pillan, tranqui. Que no pasa na. Na de na. De na.

Si eres empresario, y en tu obra, la contrata del contrato, de la parte contratante, es decir, unos payo-ponis, o unos Portu, tienen la mala suerte de estar debajo cuando una viga de 20 Toleradas se les viene encima, por un, “ponme unas toneladas de material defectuoso y un perito que lo firme todo”, pues tampoco pasa nada. Y menos si te haces unos morunos en las brasa que te haces con los papeles que te sobran de la oficina.

Y así, podría seguir toda la noche. Pero creo que me he relajado mucho,… o mejor, me voy a relajar un rato.

😉

1baturrillo. (De batir, mezclar, revolver). 1. m. Mezcla de cosas, especialmente de guisados, que no dicen bien unas con otras. 2. m. coloq. En la conversación y en los escritos, mezcla de cosas inconexas y que no vienen a propósito.

2cicatero, ra. (Del ár. hisp. *siqáṭ, y este del ár. clás. siqāṭ, acción de remolonear un caballo). 1. adj. Mezquino, ruin, miserable, que escatima lo que debe dar. U. t. c. s. 2. adj. Que da importancia a pequeñas cosas o se ofende por ellas. U. t. c. s. 3. m. germ. Ladrón que hurta bolsas.

3postín. 1. m. Presunción afectada o sin fundamento. darse ~. 1. fr. Darse importancia. de ~. 1. loc. adj. Lujoso, distinguido.

4saeta. (Del lat. sagitta). 1. f. Arma arrojadiza compuesta de un asta delgada con una punta afilada en uno de sus extremos y en el opuesto algunas plumas cortas que sirven para que mantenga la dirección al ser disparada. 2. f. Manecilla del reloj. 3. f. En una brújula, flecha que se vuelve hacia el polo magnético. 4. f. Punta del sarmiento que queda en la cepa cuando se poda. 5. f. Copla breve y sentenciosa que para excitar a la devoción o a la penitencia se canta en las iglesias o en las calles durante ciertas solemnidades religiosas. 6. f. Jaculatoria o copla que una persona canta en las procesiones.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.