General

El Toro de la Vega: ¿tradición o brutalidad?

septiembre 16, 2007

Dejo aquí una líneas sobre una tradición, El toro de la vega en Tordesillas (Valladolid), que bien describen un sentimiento encontrado, si animo de antitaurino, más bien, con la risa que me producen, aquellos del pueblo llano, como yo, que alimentados por la manipulación de intereses locales, regionales y nacionalistas, jadean tras los pijos caballeros, ganaderos con recursos, nikis de Lacoste, Rolex entornados a muñecas curtidas al sol, en una fiesta deslucida, cruel, antagónica, que remata un empresario del ganado, foráneo, cansado, acojonado y nervioso, cuyo verbo deja clara, su fuerza moral, pese, en mi humilde opinión, no haber hecho nada más que herir de muerte al astado, con cierto grado de cobardía y mal tino pues al final a pie tuvo que rematar la faena:

«Muchas gracias Tordesillas por darme esta oportunidad y haberme ayudado a ganar este torneo»

Arturo Pérez Reverte

«…que media docena de tordesillanos, o más, se quejen porque a estas alturas de la feria me asquea lo del toro de la Vega y me cisco en los muertos de los lanceros bengalíes, me tiene sin cuidado. Lo dije, y lo sostengo. Llamar combate, torneo y espectáculo de épica bravura a miles de fulanos acosando a un animal solitario y asustado, y después tratar de héroes a una turba enloquecida por el olor de la sangre, que durante media hora acuchilla hasta la muerte al toro indefenso, refugiado en un pinar, y que luego salga la alcaldesa diciendo que «el combate fue rápido y ágil», y que el Aquiles de la jornada, o sea, el cenutrio que le metió el primer lanzazo, alardee, como el año pasado, de que «el toro estaba a la defensiva y se escondía en los arbustos, así que era difícil alancearlo», es un sarcasmo, una barbaridad y una canallada. Se pongan como se pongan. Al menos, en las plazas de toros el animal tiene una oportunidad: empitonar a su verdugo, de tú a tú. El consuelo, tal vez, de llevarse por delante al cabrón que lo atormenta.
Así que, por mi, todos los heroicos lanceros de la Vega pueden irse a hacer puñetas.»

De lo demas, de lo que conozco, de mi tierra, que es Castilla, sólo vi en Tordesillas, la chusma, los pijos de la capital (Valladolid), y unos cuantos paletos engañados, llenos de incultura, de falsas historias interesadas, que le hacen el juego a los veinte o treinta señorítos, que juegan a tener cojones, montados en sus lustrosos equinos, cuando la verdad, es que se les ve con una lanza de más de tres metros, miedosos, necesitados del griterío y jolgorio de la chusma, que amedrentan y rodean, al magnifico morlaco, que acabará trinchado, de muerte lenta y agónica, porque ni siquiera tienen los santos cojones de hacerlo, rápido, eficaz, como un verdadero caballero, haría. Con cojones.

Enlaces relacionados:

Mas abajo unos videos de youtube.com auqnue probablemente serán eliminados por peticiones populares.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.